Tuesday, May 27, 2014

Hardie Davis: Alcalde sin mandato ni fondo

AUGUSTA, GA (Por Anibal Ibarra) - Resulta curioso que se ande diciendo por ahí que el alcalde electo de Augusta, Hardie Davis, tenga mandato del electorado del condado de Richmond cuando apenas recibió 20.619 votos, según el reporte de la Junta Electoral (Board of Elections). También deja mucho que desear la alharaca en cuanto al impacto que tendrá en la ciudad y la región, cuando el paquete de proyectos a ser implementados dentro de los cuatro años de su administración fue desechado por el electorado el mismo día que resultó ganador de las elecciones el pasado 20 de mayo.


De acuerdo a los datos del buró de Censo de los Estados Unidos, en el 2011 habían 200.549 habitantes y según la Junta Electoral de Richmond este año estaban registrados a votar 99.732 personas. Davis recibió 20.619 votos, lo cual indica que una ínfima minoría de sufragantes le dio el 75% de los votos el 20 de mayo en comparación con los votos recibidos por los 3 oponentes al cargo de alcalde. Pero de ninguna manera representa una mayoría de constituyentes de Augusta.

Si comparamos con los datos, la cantidad de votos obtenidos por el alcalde electo es prácticamente el equivalente de un distrito, de los 8 correspondientes al condado de Richmond, ya que los distritos 4 y 10 son considerados "super distritos".


De ahí que la proclamación de “mandato de la mayoría” por parte del conservador diario Augusta Chronicle a la elección de Davis raya a lo cómico. Sobre todo es trágico-cómico que el matutino salga con semejante arrogancia desinformativa después de retirar su apoyo político a Helen Blocker-Adams e inclinarse por Davis, tras ventilar los trapos sucios de endeudamientos de su favorita inicial.

La costumbre que tienen los medios de comunicación en los Estados Unidos en apoyar editorialmente a candidatos políticos desde luego no es de mi paladar. Pero eso conlleva analizar otros aspectos que en esta ocasión prefiero no tocar.

El alcalde electo ocupará el reinado de la ciudad en enero del 2015. De ahora a esa fecha Hardie Davis tendrá tiempo suficiente para estudiar sus alternativas de poder y de fondos para lograr algún 20% de sus metas. Cabe subrayar que una mayoría de sus simpatizantes, como el Chronicle, no apoyan aumento de impuestos que involucre dinero que salga de sus bolsillos, a excepción de la gente común, trabajadora y que venga de visita a la ciudad.

No me sorprendería que de esos 20.619 votantes a favor de Davis hayan sido más de la mitad quienes votaron en contra de aumentar el impuesto de venta (SPLOST VII) para financiar obras de infraestructura y otros para apoyar programas del sector privado y las artes.

Pero para el primer negro del Partido Demócrata electo alcalde de Augusta, apoyado por una minoría conservadora, en un condado con residentes mayoritariamente de color y demócrata, gobernar la ciudad será cuesta arriba.

Davis no solo gobernará sin mandato ni fondo, ya que sin el SPLOST VII y con un agujero presupuestario estimado en unos $8 millones, le queda mucho por hacerse del mago para encontrar dinero, sino que tiene a una inmensa lista de líderes negros en su contra, también.

Unos años atrás el periódico para la comunidad negra, Metro Courier, le lanzó un piropo en su editorial y de paso embarrando a la dirigencia política de sus lectores, señalando que la comunidad negra a pesar de contar con líderes como Davis en el Senado de Georgia no ha visto prosperidad, ni mucho menos.

Davis, según su curriculum vitae, es un ingeniero eléctrico quien trabajó para Monsanto y luego fundó una iglesia, donde es pastor por muchos años. Será interesante seguir su administración paso a paso en los próximos años ante la complejidad que se plantea a su gobierno.

Habrá que ver si su ministerio pastoral presenta conflictos en el momento de proclamar a los homosexuales en su día, o si pondrá peros a los negocios que sirven alcohol o si objetará la apertura de burdeles o tiendas para adultos.

Y en definitiva habrá que ver si Hardie Davis pondrá a los residentes y contribuyentes de impuestos de Augusta primero por encima de los intereses de los poderosos quienes contribuyeron en su elección.

Además, estará en juego el tiro y afloje entre la sociedad civil y el complejo militar del Fort Gordon con las agencias de Seguridad Nacional, la influencia del Augusta National Golf Club y la creciente necesidad de traer trabajos que ofrezcan buen salario.

El grupo de activistas que ha estado abogando por la mejora del servicio público de pasajeros (Augusta Public Transit) igualmente seguirá insistiendo con sus reclamos, indicaron sus dirigentes.

Definitivamente, el senador del distrito 22 ahora alcalde electo de Augusta, Davis se espera unos 4 años excitantes y desafiantes. De eso no quepa la mínima duda.


RELATED POST


  

No comments:

Post a Comment