Wednesday, November 6, 2013

Máximo tribunal con dilema divino

La Corte Suprema de Justicia de los Estados Unidos hoy apareció profundamente conflictuada sobre qué tipo de oraciones públicas podría ser aceptable en una reunión pública a la cual los jueces se enfrentan a la delicada cuestión constitucional de separación entre iglesia y estado. La discusión que se inició hoy no arrojó un fallo y se estima que el mismo podría surgir en los próximos días.


La corte está sopesando si la práctica de permitir principalmente cristianas oraciones antes de las reuniones públicas en la ciudad de Grecia, Nueva York, viola la prohibición de primera enmienda de la Constitución de Estados Unidos en respaldo del gobierno a la religión.

Varios magistrados expresaron preocupación acerca de la dificultad de los funcionarios en establecer políticas concernientes al contenido de oraciones asegurando que el público no se ofenda. Otros se centraron en si una reunión debe ser diferente de una sesión legislativa.

Bajo el precedente existente de la Corte Suprema de Justicia, oraciones en una legislatura estatal no violan la primera enmienda. Pero el Tribunal aún tiene que pronunciarse específicamente sobre otros tipos de reuniones gubernamentales.

Aunque la política en la ciudad norteña de 100.000 habitantes no abraza una religión en particular, en la práctica todos los miembros del público en oración eran cristianos hasta que los residentes plantearon en el 2008 un juicio.

Susan Galloway, quien es judía, y Linda Stephens, atea, presentaron la demanda, argumentando que la práctica les hizo sentir incómodas.

El juez Anthony Kennedy, a menudo el voto decisivo en casos de alto calibre en el máximo tribunal del país de nueve miembros, se enfrascó en una zona de contención cuando señaló que podría parecer extraño a la corte tratar a una legislatura estatal diferente a una reunión de pueblo.

"No creo que el público entienda eso," dijo.

En cuanto al contenido de oraciones, otro alto magistrado Samuel Alito señaló la dificultad de satisfacer no sólo a los cristianos sino también a los hindúes, budistas, musulmanes y personas de otras creencias religiosas.

"No veo cómo es posible componer algo que podrías llamar una oración que sea aceptable para todos estos grupos," dijo.

La jueza  Elena Kagan, a su vez, apareció escéptica de que la corte superior de la nación podría llegar a una conclusión que resolvería la cuestión de una manera aceptable, teniendo en cuenta que sentencias anteriores habían sido impopulares.

"Creo que es difícil porque el tribunal se establece estas reglas y todo el mundo piensa que la corte está siendo hostil a la religión", dijo.

La Corte Suprema dictaminó en un caso de 1983, Marsh v. Chambers, que las sesiones legislativas podrían comenzar con una oración en la mayoría de los casos, citando la "historia" de la práctica a lo largo de la historia de Estados Unidos.

A pesar de ese precedente, el 2do Tribunal del circuito de Apelaciones en Nueva York falló en contra de la ciudad en mayo del 2012. Un tribunal de Distrito había apoyado previamente la posición de la ciudad por desestimar la demanda interpuesta por Galloway y Stephens.

En Augusta

En la ciudad de Augusta desde las reuniones de amigos, pasando por los encuentros sociales, sesiones vecinales y comunales hasta al inicio de un proceso judicial, es casi una norma que se invoque a un ser supernatural o fuerza espiritual.

De producirse un fallo de la Corte Suprema de Justicia declarando inconstitucional que se diga una oración tendrá un impacto preponderante en el hábito de la gente y en las instituciones, no solo en el pueblo de Nueva York, sino en muchas localidades del país.

A continuación la invocación predominantemente cristiana al comienzo de las sesiones del condado de Richmond, como se puede oír en el video, convocada por el alcalde Deke Copenhaver.


video


Copenhaver tuvo que cancelar su mensual Desayuno de Oración del Alcalde hace unos años, luego de ser desafiado por un grupo precisamente por considerar una violación de la separación de iglesia y estado dicha actividad comunitaria. Sin embargo, el evento continúa, pero ya no es organizado por el alcalde de Augusta, sino por un comité designado para el efecto. BP


No comments:

Post a Comment